viernes, 22 de junio de 2012

Hueso de mamey (qué hacer con el)





Mamey





No cabe duda que el mamey es una fruta deliciosa, y mucha gente espera con ansias la temporada de esta  para disfrutarlo en licuados, cremas u otras preparaciones. Pero si lo quieres aprovechar al máximo te comparto uno de mis secretos.



Lo que necesitas son los huesos del mamey limpios, les puedes dar una ligera lavada con agua y jabón. Una vez que tengas varios o al menos un par, los pones en un recipiente de plástico al sol directo por varios días (al menos una semana). Notarás que se ponen de color café pálido y muy duros. 


Entonces viene lo divertido, una vez que notes ese cambio de color que menciono, romperás la cáscara que es la parte externa que envuelve el corazón del mamey. Darás golpes ligeros con un martillo, no muy fuertes, para agrietar la cáscara y así poder sacar el corazón. Este sera de color café claro, casi color carne, suave y despedirá su olor característico. 

Una vez que tengas los corazones fuera de la cáscara, los partirás a la mitad ya sea a lo largo o ancho, como según te plazca. Y nuevamente los pondrás al sol directo por al menos una semana o hasta que notes que están completamente firmes y secos (deshidratados).

Queremos que estén secos y firmes para poder molerlos, ya sea en un mixer o en la licuadora.  Los debes moler hasta obtener una consistencia similar a la del azúcar. Y ahora qué hacer con esto???

Muy fácil, pondrás en un recipiente de cuatro a cinco cucharadas de la molienda del corazón del mamey y lo mezclaras con miel (2 cdas.), azúcar (1/2 taza) y  aceite de oliva (la necesaria). El resultado un excelente exfoliante que te dejara la piel extra suave. Lo aplicaras en el cuerpo con movimientos circulares de pies a cabeza. Créeme que después de usarlo no dejarás de prepararlo. Múltiples son los beneficios del mamey y más si lo consumimos y aplicamos de forma natural.

Notas: 

Esta preparación e idea de usar el corazón del mamey no la tome de ninguna parte ni de ninguna persona, es propia. Así que dejo a tu criterio el realizarla o no.

El resto de la molienda que no ocupes la puedes guardar en el refrigerador. Pero no más de una semana, pues se tornara color naranja y expedirá un olor desagradable, si es el caso debes tirarla a la basura.

Si por razones de clima no tienes oportunidad de dejar los huesos del mamey al sol directo, puedes optar por sólo dejarlos en un logar seco y SIN nada de humedad. Lo que conllevara a que tarde más días, pero créeme que valdrá la pena la espera.



































7 comentarios:

  1. ya lo hice, vale mucho, te deja mas joven.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece excelente Rossy García que te haya dejado más jovén y lo más importante que lo consideres útil para tu cuidado personal. Saludos y gracias por visitar mi Blogger.

      Eliminar
    2. Disculpa este sirve con las pestañas..?

      Eliminar
  2. Y para aplicar en el cabello cómo se hace?

    ResponderEliminar
  3. oye y si yo rompi la cascara del corazon sin dejarlo en el sol no pasa nadaa si lo ago como dices o ya no sirve los corazones

    ResponderEliminar
  4. Excelente gracias por tu receta ecológica, muy bueno el resultado

    ResponderEliminar
  5. Excelente gracias por tu receta ecológica, muy bueno el resultado

    ResponderEliminar